GALERÍA GUILLERMO DE OSMA (Madrid)

(11 de mayo al 22 de julio de 2016)

millennialsart WALDO BALART EXPONE EN LA GALERÍA GUILLERMO DE OSMA

Obras de Waldo Balart   millennialsart

Waldo Balart en la Galería Guillermo de Osma

La galería madrileña Guillermo de Osma presenta la obra del artista cubano, afincado en Madrid, Waldo Balart. Su obra parte del constructivismo y tiene en la luz y el color sus principales elementos. Para el avance de la misma el artista ha encontrado en el desarrollo cromático del CEL el método sobre el que desarrollar el núcleo intelectual de su obra. Muestra de su evolución creativa alrededor de este método de trabajo es la exposición presentada en Madrid. Con obras que parten desde finales de los setenta hasta mediados de los ochenta la exposición nos ofrece un viaje a través del constructivismo, la luz y el color. El pintor cubano, quien es uno de los principales exponentes del arte concreto, además sostiene y defiende la disidencia creativa de los artistas jóvenes que está haciendo mucho por la libertad en Cuba, y que por lo tanto hay que apoyarlos. Balart fue cuñado de Fidel Castro y amigo de Andy Warhol, y vive en Madrid desde 1970. Para el pintor, algunas de las cosas que están haciendo los artistas jóvenes cubanos son el equivalente actual a lo que hacía Warhol en los años 60.

millennialsart WALDO BALART EXPONE EN LA GALERÍA GUILLERMO DE OSMA 2

Balart se fue en 1959 de Cuba a Nueva York, donde vivió toda la explosión artística de los años 60, y tuvo una vida agitada y bohemia.  A los 85 años, sigue activo y preparando exposiciones como una que se exhibirá en septiembre en Colonia (Alemania).

“Considero al arte como un compromiso ético con la vida a través de la estética y como un camino del conocimiento en el cual la forma y la estructura en la obra de arte nos ofrecen el rigor y la disciplina, y el color la fantasía”, escribe en su web. Y añade:
“En 1959 me mudé a Nueva York donde dediqué la mayor parte de mi energía a desarrollar mi creatividad. Fidel Castro había tomado el poder en Cuba y estaba seguro de que impondría un gobierno comunista, totalitario y represivo”.

Para esta exposición, el galerista Guillermo de Osma, último premio Arte y Mecenazgo, ha reunido pinturas acrílicas sobre lienzo o tabla y gouaches y tinta sobre cartulinas, fechadas entre 1979 y 1989.

“El arte es un compromiso ético a través de la estética. El arte se diferencia de la decoración porque es ético, entra en la vida, en los valores fundamentales de la vida”, explica el artista. Waldo Balart pinta con colores puros, cálidos y fríos, y ha creado un alfabeto de color y luz que le permite conseguir múltiples combinaciones.

En la exposición, abierta hasta el 22 de julio, las obras en los tres colores primarios y al lado de los verdes, naranjas, o magentas, llenan los planos de sus figuras geométricas muy sencillas, “resultantes de líneas surgidas del movimiento energético de un punto de color” y producen un deslumbramiento de luz y color. El artista trabaja en series, integradas por cuadros que denomina “proposiciones”, en las que explora la forma plástica y los efectos de las combinaciones cromáticas.

“Yo funciono a través de los colores”, dice el artista, durante más de medio siglo fiel al arte constructivista concreto, aunque no ha dejado de evolucionar e investigar en su intento de “proyectar energía”.

El artista dejó Cuba en 1959 y se instaló en Nueva York, donde estudio en la Escuela de Arte del MoMA y se relacionó con los círculos artísticos de la ciudad, y tuvo amistad con Andy Warhol, aunque nunca se interesó por el Pop Art. Con Warhol participó en dos de sus películas, “The Life of Juanita Castro” y “The Loves of Ondine”.

En los años 70 se instaló en Madrid, desde donde ha viajado a distintos países, y ha tenido una actividad artística continuada, con exposiciones, conferencias y cursos. Waldo Balart dice que se siente un artista europeo, ya que se ha relacionado mucho con el mundo del arte concreto de Europa, de Alemania, y su punto de partida es el grupo de Arte Concreto que fundó Van Doesburg en París en 1930.

Fuente: Agencia EFE