Los que fuimos testigos de  la rueda de prensa del director de Urvanity con motivo de su presentación a los medios en la galería Swinton, allá por el mes de enero, no podíamos imaginar que esa declaración de intenciones, entre vagas y esquivas porque aún faltaban “platos fuertes por concretar”, iba a conducir, un mes después, a la realización de un proyecto ferial muy completo y atractivo, con un futuro más que prometedor y con un encaje estupendo en el resto de ferias que componen la Semana del Arte de Madrid.

Desde nuestro punto de vista, el principal atractivo de esta feria radica en que ha sido capaz de parcelar y a la vez aunar los cuatro aspectos fundamentales que se han de exigir a este tipo de eventos: exponer obras de calidad e interés, mostrarlas adecuadamente para ser vendidas, habilitar un espacio para el lucimiento de las mismas y para facilitar la comodidad y accesibilidad del espectador y por último, generar una serie de contenidos interesantes que enriquezcan y ayuden a entender todo aquello que se está exponiendo.

Urvanity_24_02_17_3521

Nos consta que se han realizado interesantes ventas, podemos afirmar también que se han exhibido durante cuatro días en el Palacio de Neptuno grandes obras de Nuevo Arte Contemporáneo y que hemos podido descubrir fantásticos y prometedores talentos que han sido distribuidos por los dos pisos del recinto con un gran sentido de la distribución y cuidando todos los detalles para que las obras no se solaparan las unas a las otras. Además el ambiente que se ha creado ha sido agradable, todos los públicos, preferentemente joven y también bastantes niños que acompañaban a sus padres. Y como colofón una serie de mesas redondas y encuentros, aparte de acciones externas al Palacio de Neptuno de indudable valor pedagógico y artístico. Y lo que es mejor, en ningún momento nos ha parecido un parque temático del street art, sino más bien un inteligente centro de interpretación de esta disciplina artística. El equipo de Urvanity se ha cuidado mucho de evitar ese riesgo confiriendo gran importancia a los temas a tratar y a los ponentes elegidos. Quizá, y gracias a eso, es por lo que uno entra al certamen con una idea de lo que es el street art y salga con otra más matizada y enriquecida, con nuevos conocimientos y aportaciones. No nos extenderemos sobre el particular pues ya lo hicimos con anterioridad. No cabe duda de que Urvanity ha tenido una afortunada aparición en la Semana.

Urvanity_24_02_17_3529

Banksy en Madrid

El plato fuerte de la feria era la oportunidad de contemplar un solo show del artista Banksy de la mano de la mítica galería holandesa Vroom&Varossieau. Un total de 6 obras entre las que se pudieron admirar Every time I make love to you I think of someone else y Cheeky Monkey. Banksy es uno de los mayores enigmas del arte contemporáneo porque desarrolla toda su actividad desde el anonimato. Sus piezas satíricas sobre política, cultura o moralidad pueden alcanzar el millón de euros en el mercado. También, entre las obras que hemos podido ver destacan las de creadores como D*Face, de la galería de arte urbano más importante de Londres StolenSpace, considerado uno de los artistas urbanos contemporáneos más prolíficos de su generación y cuyas obras se subastan con regularidad en Christie’s o Sotheby´s; el mítico JonOne, de la galería suiza Kolly Gallery, quien inicia su trayectoria como grafitero en Nueva York durante los años setenta y cuyo trabajo evoluciona a partir de 1985 con la realización de lienzos caracterizados por el expresionismo abstracto; Jef Aerosol, de la galería belga Martine Ehmer, uno de los primeros artistas urbanos que surgen en los años 80 en Francia y cuya obra es reconocible por retratar a personalidades como Elvis Presley o Lennon con su inconfundible firma, una flecha roja; y Fin DAC, de la galería Pretty Portal de Dusseldorf, que practica una técnica atípica con el stencil que denomina “Estética urbana”, una forma moderna del arte del siglo XIX y con una fuerte influencia de las novelas gráficas de Francis Bacon y Aubrey Beardsley. De la galería Art Areté, pudimos disfrutar de las obras directas y potentes de Suso33, no aptas para pusilánimes, De los holandeses de Andenken Gallery, las inquietantes y contenidas piezas de Adrian Landon Brooks y Mando y de la galería Don, de Milán, las interesantes y originales obras de Doze Green. Para finalizar, los parisinos de PDP trajeron a la feria obras de Mesa (atención a este autor, en el que toda la carga de la historia de la pintura española se asoma a su interesante obra). En cuanto a las galerías españolas participantes destacamos a tres artistas de la Fousion Gallery de Barcelona, con obras interesantes y desconcertantes como las neosimbólicas de Bruno Pontirolli y Miss Van y las explosiones, imaginamos que de talento jubiloso, de Will Barras. Swinton & Grant presentó los técnicos y minuciosos dibujos de Saner y Montana Gallery nos dejó ver las irónicas y cromáticamente bellas pinturas de Smithe.

Urvanity_23_02_173159

Detrás de bastantes de estos artistas hay talento y técnica, bastante minuciosidad y detalle. Quien esperase ver solamente capuchas y sudaderas se equivoca. Una inequívoca intención por parte de estos artistas de acercarse a la tradición (a pesar de todo) se percibe claramente. Detrás de sus cuestionamientos sociales hay un elevado concepto estético que al menos aspiran a alcanzar. Detrás de sus fachadas (de todo tipo) hay aspiraciones de mucho rango artístico que ya han logrado alcanzar algunos, sin teóricas desmedidas. Y posiblemente sea el propio mercado del arte y sus sistemas de absorción y rechazo los que en alguna parte del camino les obligarán a elegir sendero, y quién sabe si, a medio plazo, acabarán exponiendo en otras ferias de diferente naturaleza.

Mientras tanto creemos que una feria como Urvanity resulta perfecta para una ciudad como Madrid, una ciudad que lo es todo al mismo tiempo. Y soleada y cálida, participativa, como lo es el Nuevo Arte Contemporáneo. Este arte es inclusivo y colaborador a pesar de la individualidad que supone cualquier manifestación artística. Madrid y el Nuevo Arte Contemporáneo: suena bien.