París, una ciudad llena de iconos clásicos que respira arte y cultura por todos sus rincones, ha servido de fuente de inspiración al artista español Okuda San Miguel, quien en estos momentos se encuentra en la capital francesa llevando a cabo dos importantes proyectos.

Okuda está  subido a un andamio realizando un gran mural -60 metros de altura, el más alto intervenido por San Miguel hasta la fecha- en el distrito 13 de la ciudad del Sena. Comisionado por Night Gallery, para su primer muro en París Okuda ha elegido plasmar su personal interpretación de “La Mona Lisa” de Leonardo Da Vinci como homenaje a los valores que esta (y la ciudad que la acoge) representa.

Esta obra maestra del Renacimiento es asimismo el punto de partida de la exposición “The Dream of Mona Lisa”, primera muestra individual de Okuda en suelo francés. Comisariada por Adda and Taxie Gallery y cuyo estreno tendrá lugar este 17 de junio ahonda en su visión del ser humano “enfrentado a sí mismo y a sus raíces”, entre su yo natural y su yo social.

Nacido el 19 de noviembre de 1980 en Santander, afincado en Madrid desde el año 2000 y Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Desde sus inicios en el año 1997, sus trabajos en vías y fábricas abandonadas de su ciudad natal fueron claramente reconocibles. Paralelamente a sus trabajos en la calle, Okuda comienza también a producir obras más intimas en su estudio, con las que a partir del 2009 evoluciona hacia un camino más personal.

okuda

Las estructuras geométricas y estampados multicolores se unen con cuerpos grises y formas orgánicas en piezas artísticas que podrían catalogarse como Surrealismo Pop con una clara esencia de la calle. Sus trabajos a menudo plantean contradicciones sobre el existencialismo, el universo, el infinito, el sentido de la vida, la falsa libertad del capitalismo, y muestran un claro conflicto entre la modernidad y nuestras raíces; en definitiva, entre el ser humano y él mismo.

En su obra, arquitecturas geométricas multicolores se funden con formas orgánicas, cuerpos sin identidad, animales sin cabeza, multitud de símbolos enfrentados que incitan a la reflexión… Un lenguaje iconográfico único y muy especial.

Sus obras se pueden ver en calles y galerías de todo el mundo: India, Mali, Mozambique, Estados Unidos, Japón, Chile, Brasil, Perú, Sudáfrica, México y todo el continente europeo.

okuda en parís