La exposición recoge cinco piezas de artistas internacionales producidas por el Centro de Arte y Telefónica I+D durante cinco ediciones de la convocatoria Next Things. La muestra Next Things_Next Starts se vincula directamente a una de las apuestas más fuertes de la Comisión Europea en materia de cultura: el diálogo entre arte, ciencia, tecnología y empresa.

leadImage_large

LABoral Centro de Arte y Creación Industrial produce la exposición Next Things_Next Starts, una singular muestra que reúne arte, investigación e innovación en el entorno tecnológico. La exposición, que estará en el vestíbulo del Centro de Arte hasta el próximo 18 de marzo de 2018, pone de manifiesto la apuesta europea por el arte como catalizador de transformación económica e industrial.
Next Things_Next Starts muestra, por primera vez, los resultados de un programa de residencias de investigación y producción, titulado Next Things, que LABoral Centro de Arte y Creación Industrial y Telefónica I+D realizaron entre los años 2012 y 2016 para establecer nuevas conexiones y colaboraciones entre arte, ciencia, tecnología y sociedad.
Dicha convocatoria perseguía ideas innovadoras, multidisciplinares y rompedoras sobre el Internet de las Cosas, propuestas por artistas, creadores y tecnólogos. Se trataba de reflexionar y explorar el impacto que el Internet de las Cosas o las Interacciones Máquina a Máquina (M2M) pueden tener en la vida de las personas.
Las cinco piezas seleccionadas en las sucesivas convocatorias del programa Next Things -que hoy se reúnen en esta exposición- fueron el preludio del creciente interés europeo por identificar el arte y el diseño como herramientas de cambio. Next Things_Next Starts está cofinanciada por el programa S+T+ARTS=STARTS de la Comisión Europa a través del Proyecto VERTIGO STARTS.
Esta muestra plantea el papel fundamental que juegan la creatividad y la implicación social en los procesos de innovación. Los proyectos ponen de relieve la dimensión humana que se adquiere cuando se une el pensamiento creativo con las posibilidades de la tecnología abierta.
Las cinco propuestas -Mapocci, Flone- The Flying Phone, The Consortium for Slower Internet, Environment Dress, y Thero-, críticas e innovadoras, reflexionan y abren el debate sobre situaciones contemporáneas derivadas del avance tecnológico. A través del uso creativo de las nuevas tecnologías, estos proyectos plantean prototipos de nuevas soluciones y espacios de trabajo.

Programa STARTS
El programa europeo STARTS fomenta la innovación en Europa uniendo Ciencia, Tecnología y Arte a través de, entre otros, la financiación del premio anual STARTS (https://starts-prize.aec.at/en/) y la promoción de las residencias STARTS, en las que los artistas son invitados a instituciones tecnológicas (www.starts.eu).
STARTS (acrónimo de Science, Technology and the ARTS) reúne a un elenco de prestigiosas instituciones científicas y artísticas (más información en www.starts.eu), cuyo objetivo es la unión de caminos entre tecnología y artes a través de un ambicioso programa de residencias, investigaciones y producciones interdisciplinares de toda índole.
STARTS actualmente opera principalmente en todo el marco de investigación del programa H2020. El objetivo es que, en el futuro, STARTS ayude a desencadenar iniciativas regionales y nacionales que fomenten los vínculos entre artistas, centros tecnológicos y negocios locales.

Mapocci , 2012
Un juguete interactivo que busca promover la educación emocional en los niños y niñas
Mapocci es un juguete interactivo, diseñado para promover la comunicación y la educación afectiva de niños y niñas de 3 a 7 años. Gracias a un sistema de sensores y un software de inteligencia emocional, Mapocci reconoce el cuidado que recibe por parte del usuario y reacciona en consecuencia.
Cada Mapocci tiene su propia personalidad y preferencias que hacen que sus reacciones a las caricias y a los movimientos sean únicas y se expresen a través de un lenguaje propio. Al mismo tiempo, un sistema de Internet 3G permite a dos Mapoccis conectarse entre sí, facilitando el intercambio remoto de mensajes emocionales y permitiendo que las interacciones físicas se reflejen en el comportamiento del otro y viceversa.
A través del tacto y de gestos, Mapocci puede transmitir contenidos emocionales entre personas que no se encuentran en el mismo sitio. La intención es que este robot social sea el intermediario que facilite un grado mayor de presencia y empatía en las conexiones a distancia.
La propuesta de las artistas multimedia Laura Malinverni y Lilia Villafuerte busca proporcionar nuevas formas de comunicación capaces de generar redes de empatía entre niños y niñas de distintos lugares.
Laura Malinverni es artista e investigadora en los campos del arte, tecnología y educación. Formada en Bellas Artes, Ciencias Cognitivas y Doctora en Tecnologías de la Información y de la Comunicación, actualmente es investigadora postdoctoral en la Universidad Pompeu Fabra. Durante cuatro años ha trabajado en la gestión y desarrollo de proyectos con la asociación cultural minipimer.tv. Tiene ocho años de experiencia como docente y dinamizadora de talleres, trabajando sobre todo a partir de la perspectiva de los procesos de creación colectiva y diseño colaborativo. Ha recibido diferentes premios y becas de soporte a la creación artística (BaumannLab, Next Things, Milano in Digitale, Conca) y sus obras han sido expuestas en varios eventos y exposiciones internacionales como: Italia, España, Austria, Bélgica y Perú.

Lilia Villafuerte es una artista digital, creadora e investigadora en “Human Computer Interaction” (HCI). Sus trabajos han sido expuestos en España, México, Egipto, Alemania, Perú, Inglaterra y Estados Unidos. Desde 2005 ha trabajado como consultora especializada en nuevas tecnologías para marcas globales, ONGs, gobiernos, startups y laboratorios de I+D. Como investigadora y creadora en tecnologías emergentes, es parte de la base de datos de expertos de la Comisión Europea (Horizon 2020). Actualmente vive en Londres donde trabaja en los campos Blockchain, Fintech, AI y Data Science aplicada a interfaces de consumo.
Flone, The Flying Phone, es una plataforma para que los smartphones puedan volar. Se trata de un drone innovador que combina la fabricación digital, el empoderamiento personal, y el uso del smartphone también como mando de control del propio aparato. Flone es un drone biodegradable de bajo coste y auto-construido que ha sido concebido como un diseño digital de código abierto. Varios elementos de su diseño (forma, tamaño, material, ausencia de tornillos) lo han hecho accesible y adaptable por muchas personas para conquistar el espacio aéreo. La facilidad de fabricación, el uso del software y la documentación abierta, plantean democratizar el conocimiento necesario para fabricar un drone y reclamar el espacio aéreo como bien común. Flone persigue abrir el espectro de aplicaciones de la robótica social aérea. Este drone multimedia, una máquina multi-propósito móvil, se desplaza en el espacio aéreo público gracias a los diferentes sensores del smartphone (cámara, micrófono, GPS, acelerómetros, giroscopios) y actuadores (led flash y altavoz) junto con sus conexiones inalámbricas (Bluetooth, Wifi y 4G).
Los miembros del proyecto han impartido talleres en multitud de escuelas, centros de arte y universidades en diferentes países. Decenas de personas de todo el mundo han replicado el proyecto y fabricado un flone por ellas mismas.

Lot Amorós
Sin residencia fija, vive y trabaja alrededor del mundo. Lot Amorós es un ingeniero informático y artista transdisciplinar español que ha trabajado en interfaces de visualización de datos, performances en realidad mixta e instrumentos audiovisuales interactivos. Ha desarrollado diversas instalaciones en residencias y certámenes internacionales de arte digital, como los proyectos EVA en Sao Paulo y Augmented Airspace en El Cairo. En mayo de 2012 desarrolló en una residencia artística en Holanda su proyecto Guerrilla Drone, una interfaz aérea de proyección de imágenes. Desde entonces sus proyectos se centran en la potencia de la robótica aérea a través de los drones.

Cristina Navarro
Ingeniera Técnica Industrial en la Universidad Politécnica de Alcoy y Técnica especialista en mecánica y electricidad del automóvil. Gana varios premios por distintos trabajos artísticos y técnicos en torno a la automoción. Muy implicada en la vida política y social, participa en distintas organizaciones locales, entre ellas en la asociación feminista que fundó con otras tres compañeras en 2011 y con la que fomenta de participación de las mujeres en la tecnología.

Alexandre Oliver
Ingeniero industrial en la Universidad Miguel Hernández de Elx. A los 15 años se inicia en la fabricación de cohetes de modelismo y más tarde en las turbinas a reacción, utilizando los materiales a su alcance y formándose en Internet de manera autodidacta. Posteriormente se involucra en el mundo de la fabricación digital y desarrolla varios prototipos de máquinas de control numérico siempre de modo autodidacta, convencido de que el futuro (y presente) de la ingeniería pasa por la fabricación digital unido al conocimiento libre compartido y el autoaprendizaje.

The Consortium for Slower Internet [El Consorcio por un Internet más Lento] es una organización fundada por Sam Kronick en 2013 para investigar espacios de computación y comunicación. Bajo este nombre, Kronick desarrolla distintos proyectos que tienen en común los principios para un Internet más lento: duración, desconocimiento, autonomía y diferencia.
Durante su residencia en LABoral llevó a cabo The Slow Internet Cafe, un espacio en el que los visitantes podían conectarse a numerosas redes inalámbricas, cada una de las cuales presentaba una versión de la web aumentada. Mediante una serie de routers inalámbricos fabricados por el artista, los flujos de información eran interceptados y alterados de manera creativa. Además de modificar el software de cada router, Kronick rediseñó la carcasa utilizando materiales y formas que los convirtiesen en objetos atractivos para equipar nuestras casas.

En Next Things_Next Starts se presentarán las obras Los Ojos en la Nube y Daydrone, dos proyectos que invitan a reflexionar sobre el neocolonialismo en internet y nuestra dependencia de la red. A través del vuelo de un drone equipado con un punto de internet que envía imágenes del paisaje capturadas por la aeronave a todas aquellas personas que se conecten a la wifi, Kronick plantea preguntas sobre la capacidad de uso real que tenemos de internet, invitándonos a imaginar otro tipo de conexiones posibles a la red. THE CONSORTIUM
The Slow Internet Cafe

IMG_3783
Sam Kronick
Artista, diseñador y tecnólogo. Estudió Arte y Arquitectura en la Ingeniería en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y sus influencias eclécticas siguen guiando su trabajo a día de hoy. Le interesa servirse del arte y el diseño para comprender mejor el papel cultural y el espacio que ocupan las tecnologías de uso cotidiano. Ha realizado recientemente un Máster en artes visuales en la UC San Diego. Ha trabajado en vídeo, escultura, software, programación de instalaciones, productos y multimedia para diversas audiencias que van desde galerías a espacios públicos. Suele abordar su trabajo con producciones propias gracias a sus variadas habilidades para la fabricación: trabaja con madera, metales y plástico y desarrolla hardware y software. Además de producir sus propias obras, Kronick dirige el laboratorio de investigación del Consortium for Slower Internet, organización que fundó en el verano de 2013 para investigar sobre computación y comunicación, donde crea prototipos para clientes diseñados por encargo.

Environment Dress, 2015
Interfaz inteligente –en forma de traje- que registra el estado de ánimo de las personas en relación con el espacio. Environment Dress es un traje inteligente que, gracias a distintos sensores incorporados, mide la agresividad del medio que nos rodea, detectando estas variables ambientales y alertándonos de ellas. Los sensores naturales de nuestro cuerpo no son capaces de medir y anticiparse a factores, como el incremento de la radiación ultravioleta, polvo, o ruido, entre otros. La interfaz, geo-localiza las mediciones medioambientales y permite al usuario, a través de una aplicación móvil, registrar su estado de ánimo.
Así, podemos establecer relaciones entre ambas variables para saber si un aumento de la radiación ultravioleta hace sentirse mejor al portador del traje, o un incremento en el nivel de sonido hace que se encuentre más incómodo en un determinado lugar. Finalmente todos estos datos se pueden visualizar en un mapa emocional, que nos indica las zonas más agradables de una ciudad y las más molestas. Para esta muestra se han tomado mediciones durante un paseo por la ciudad de Gijón. En la pantalla se pueden ver los cambios en las variables medioambientales registrados por los sensores del traje y el estado de ánimo de la portadora de la interfaz, almacenado a través de la aplicación móvil. Todo ello acompañado del mapa con el recorrido realizado.

María Castellanos Vicente y Alberto Valverde
Comienzan a trabajar conjuntamente en 2009. María Castellanos es artista e investigadora y Doctora en Bellas Artes por la Universidad de Vigo. Alberto Valverde es artista y tecnólogo, con una amplia experiencia en el diseño de sistemas, creación de entornos interactivos, multimedia y robótica. Su práctica artística conjunta se focaliza en las relaciones entre humanos y máquinas, centrando sus investigaciones durante los últimos años en las hibridaciones entre cyborgs y wearables, como paradigma de ampliación de las capacidades sensoriales humanas. Su obra ha obtenido diferentes premios como el reciente premio Vertigo Starts, una iniciativa europea de EU-Horizon 2020 – Liderada por el Centre Pompidou e IRCAM de París y la Fraunhofer-Gesellschaft de Alemania–, que promueve la colaboración entre artistas y proyectos de i+D. En 2016 disfrutaron de una residencia de investigación en el SoftLab de Sliperiet, en la Universidad de Umea (Suecia) y obtuvieron la Beca Antón a la Investigación Escultórica del Museo Antón de Candás (Asturias). También reciben una Nominación en el en STARTS Prize’16 de Ars Electronica, Linz (Austria) y en el Japan Media Arts Festival, Tokio (Japón). Su obra ha sido exhibida en diferentes muestras, entre las que destacan Human Factor, organizada por Ars Electronica en Drive Volskwagen, Berlín, 2016; Festival Ars Electronica 2016, Linz; Bozar Electronic Art Festival, Bruselas, 2016; Postfuture Journey, Athens Digital Art Festival (Grecia), 2017 y el Look Forward. Fashion Tech Festival, Museo La Gaite Lyrique, París, 2017.
IMG_3779

DRCQGkfXcAAc_5L

THERO, 2016
Router que permite gestionar la privacidad y presencia del usuario en internet
THERO se presenta como una escultura pesada que encierra en su interior un dispositivo que bloquea y encripta las comunicaciones digitales mediante la manipulación directa del objeto por parte del usuario. A través de giros manuales en su estructura, THERO es capaz de gestionar el contacto digital con el exterior. Básicamente esta pieza es un router al que se le puede conectar todos los dispositivos digitales de manera inalámbrica. Mediante su manipulación física, ofrece varios grados de privacidad, desde bloquear páginas que no se deseen visualizar, encriptar comunicaciones mediante el protocolo TOR, hasta bloquear por completo el acceso a la red, cortando toda comunicación con el exterior para navegar únicamente de manera local.
Esta pieza abre un espacio a la reflexión sobre nuestras acciones y su posterior rastro y transcendencia en la red. THERO trata de reducir la barrera abstracta de la herramienta digital mediante una serie de acciones físicas que nos vuelven más conscientes de nuestro uso de internet. La presencia de THERO en nuestro hogar, otorgaría corporeidad a la necesidad de privacidad en nuestras interacciones digitales. THERO, en esencia, ofrece el poder de decidir cuando queremos estar visibles o no.
Román Torre Es un artista que no está anclado a ningún formato en particular aunque normalmente usa herramientas digitales. Hasta ahora ha experimentado con diversas formas de implementar la tecnología para interactuar físicamente o virtualmente con luz, audio y visuales en tiempo real. Ha trabajado dirigiendo, realizando y colaborando en producciones audiovisuales e interactivas de todos los tamaños, desde pequeñas instalaciones a grandes producciones escénicas. Ha recibido varias becas y galardones, como el primer Premio Micromaping y Premio del público (Liquid series: Melancolía, en FIMG, Girona), en 2015; y la Beca de producción Lightron/LABoral Centro de Arte (Centro Párraga– Duro Felguera), en 2011.

laboral-reivindica-2

Ángeles Angulo
Con una formación en danza clásica y contemporánea y con Con más de 20 años trabajando activamente en escenarios de todo el mundo con su propia compañía “Erre que Erre Danza”, es en 2009 cuando comienza una colaboración con Román Torre con el proyecto Avatar *, un solo de danza con intensivo uso de tecnología. Actualmente, desarrolla su trabajo en Espai Erre (Barcelona), centro de investigación y desarrollo de propuestas artísticas relacionadas con la escena y la fabricación digital. Impulsa varios proyectos como la plataforma Muvers y el Festival Fenòmens, una ventana de exhibición de nuevos formatos híbridos. Hasta el momento ha participado en Fundació Tàpies, Fábrica Moritz, Institut Français, Cinemes Girona, Sala Hiroshima y La Caldera.

IMG_3781