Desmontando a Duchamp.  Fountain VS Springbrunnen

En 1917 el museo de Nueva York exponía una obra atribuida a Marcel Duchamp, un urinario de porcelana modelo Bedfordshire estándar comercializado por la JL Mott Iron Works, la pieza girada 90 grados respecto a su posición de uso normal estaba firmada bajo el pseudónimo “R. Mutt” con la fecha de 1917.   Según las bases de la exposición de La Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York, el requisito para presentar obras, era ser un artista reconocido y pagar 6 dólares de inscripción.  A pesar de que Duchamp era indudablemente un artista reconocido y había pagado la inscripción de 6 dólares y además era miembro del junta de La Sociedad de Artistas Independientes, se generó un debate entre los miembros de la junta para discutir si la pieza en cuestión podría considerarse arte o no, con la decisión final de de ocultar la obra de la vista durante la exhibición.  Marcel Duchamp  y Arensberg renunciaron a sus cargos después de la exposición.

Aquí comienza una de las grandes mentiras del arte contemporáneo y la incansable búsqueda de la  verdad sobre el origen, autoría y paradero actual del sagrado urinario de las artes  por parte de la Gran Orden de los Caballeros de la Fuente, también denominados “Der Heilige Ritter Springbrunnen”.

fuente-duchamp

La Fuente ha sido considerada en el 2004 la obra más influyente del siglo XX por 500 profesionales británicos del sector artístico en un acto desesperado por ocultar la verdad , apenas un año después del fallecimiento de Kirk Varnedoe  profesor y curador de arte y Jefe de Conservación de Pintura y Escultura del Moma de Nueva York y profesor de la Universidad de Princeton, que de forma conjunta con  el profesor Willian Camfield de la Universidad de Rice de Houston y  la profesora Rhonda Roland , demostraban con la publicación de  sus investigaciones, no solo que en la tienda  JL Mott Iron Works no disponían en 1917 ese modelo de urinario, sino también que el recibo de entrega de la obra en el Museo de Nueva York, no estaba firmado por Duchamp sino por otra persona la baronesa de origen alemán Elsa von Freytag-Loringhoven, simpatizante del gobierno alemán.

Varnedoe

Profesor. John Kirk Train Varnedoe ( 1946 – 2003)

La baronesa era conocida como “poeta de objetos” ya que transformaba cualquier objeto que encontraba en obras de arte, por ello Duchamp que se había unido recientemente al movimiento dadaísta la admira y frecuentaba. La baronesa estaba indignada por la declaración de guerra  declarada el 6 de abril de 1917 por Estados Unidos a su país, se sirvió de la posición de Duchamp en la junta de la sociedad de Artistas para enviar bajo seudónimo el urinario como acto de protesta de la declaración de guerra. A Marcel el asunto le pareció un acto legitimo e inocente por lo que se prestó a ello como una broma o un acto que tenía sentido dentro del movimiento dadaísta, pero pronto comprobaría que la cosa se le había escapado de las manos y su permanencia en los Estados Unidos estaba más que comprometida por una posible acusación de espionaje y conspiración contra el gobierno de Estados Unidos.

6ba4d3e2-2ff5-11e5-_945364b

Elsa von Freytag-Loringhoven ( 1874 –  1927)

En enero de 1917 fue interceptado un telegrama por los servicios secretos británicos  firmados por el ministro de asuntos exteriores del Imperio Alemán Arthur Zimmermann,  a su embajador en México,  el conde Heinrich von Eckardt.  En el mismo se instruía al embajador para que acercara al gobierno mexicano una propuesta para formar una alianza en contra de Estados Unidos. La baronesa Elsa von Freytag estaba también siendo investigada junto con otros miembros  de la aristocracia alemana por una supuesta relación epistolar con el embajador alemán en Mexico.

220px-Zimmermann_Telegram

Telegrama Zimmermann

La reacción de Duchamp fue la de desvincularse de la trama de la baronesa asumiendo la autoría del envío del polémico urinario, para con posterioridad, hacer desaparecer la obra y de esta manera desvincularse de la relación con la baronesa, pero las autoridades estadounidenses la confiscaron y enviaron a Gran Bretaña como una de las pruebas de la conspiración alemana con el gobierno mexicano.

Varios miembros de la junta de La Sociedad de Artistas Independientes. ajenos al conocimiento de estos sucesos, dimitieron de sus cargo al considerar que la censura de la obra era contrario a las bases de la exposición y por tanto una censura implícita  a la libertad de la creación artística, entre ellos se encontraba el mecenas y coleccionista Arensberg, que fundó la sociedad secreta de Los Caballeros de la Fuente, con el objetivo de localizar la obra y legitimar su valor artístico en aras de la  libertad de expresión e independencia de las artes. La búsqueda del sagrado urinario de las artes, se torno en una aventura complicada y llena de intrigas políticas a nivel internacional, que no han hecho más que crecer hasta nuestros tiempos.

El mito de la Fuente, se acrecentó en las siguientes décadas convirtiendo a Duchamp en un símbolo del surrealismo, Duchamp estaba obligado a mantener un riguroso secreto sobre la verdadera autoría de la obra, ya no, por la intriga política que subyacía detrás de ella, sino, porque la propiedad de la misma estaba en manos de una aristocrática casa británica emparentada con la realeza, y  por ello, se atizaban constantemente en los círculos artísticos internacionales debates y polémicas sobre el sentido de la obra. Esto mantedrá a Duchamp constantemente en el centro del debate artístico, el artista que a su vez era un esplendido jugador de ajedrez, supo ver en bien de su carrera,  que no precipitar ningún movimiento al respecto era su mejor opción de juego.

marcel-duchamp-2-e1398264372970ok

Marcel Duchamp. Maestro del ajedrez. Artista ( 1887 – 1968)

Los Caballeros de la Orden de la Fuente, fueron constantemente ninguneados y apartados del debate artístico, incluso las periódicos de la época y las imprentas mantuvieron una  manifiesta censura sobre los motivos de su búsqueda. El gobierno nazi de Hitler emprendió a su vez, la búsqueda del sagrado urinario de las artes captando  a diversos miembros de la orden de Caballeros de la Fuente que crearon una escisión denominada “Der Heilige Ritter Springbrunnen” capitaneada por las SS, que inicio el expolio de los museos y colecciones de arte de todos los territorios conquistados con el propósito de encontrar el sagrado urinario y reivindicar su autoría alemana.

328-31.10-photo-Arensberg

Walter Conrad Arensberg (1878 – 1954)

En 1950 después de la derrota de Hitler y con la baronesa fallecida en 1927  y olvidada por todos Duchamp  supo que era propicio mover las fichas de su tablero y asumió la autoría de la Fuente reproduciendo 17 copias , siguiendo el modelo de la obra original fotografiada por Alfred Stieglitz en 1917 en Nueva York, con destino a museos de primera fila mundial como la Tate Modern de Londres, el Pompidou de Paris, el museo de arte moderno de San Francisco  o el museo de Israel.  Este movimiento del maestro del ajedrez  contribuyó a mantener la fama de artista, salvar de la ruina a la familia británica poseedora de la obra original y dio la oportunidad al gobierno británico para compensar la ayuda internacional a la guerra mantenida contra el nazismo, a la vez que generó una nueva censura y persecución a los caballeros del la orden de la fuente en su histórica búsqueda de la verdad y de las libertades artísticas.

Arturo Lapa Proll. Critico de arte. Coleccionista. Investigador. Fundador del movimiento, Lapista. Millennialsart, no se hace responsable de las oponiones de sus colaboradores.