Cajas frikis. Una fantasía de Jaume Vidal

Del 22 de octubre al 23 de noviembre, Vilafranca del Penedés, Barcelona.

Frikismo ilustrado

3-millennialsart-propouestas

El mundo objetual vinculado  al mundo de la fantasía, como una figurita, un pin o todo tipo de merchandising, tiene para mí mucha importancia. Son pequeños objetos que debido a la edad o por la pérdida de interés suelen acabar en el fondo de un cajón o de una caja de cartón que finalment irá a parar a la basura. Como les doy relevancia, decidí introducirlos en un marco. No para enaltecer a los objetos, ya que el hecho de que estén colocados sin orden les hace conservar su carácter de objeto popular, sino para tener más conciencia de su existencia. Porque son representación de ficciones leídas, observadas o escuchadas. Testigos de sueños que hacen que la realidad pueda ser más soportable. Estas cajas frikis no tienen vocación artística, pero sí comparten formato. Son composiciones físicas que utilizan un marco. Y también son construcciones conceptuales. Su carácter aleatorio en cuanto a la colocación de los objetos y el hecho de que no todos los objetos estén a la vista, acerca las cajas a la idea del arte contemporáneo que no todo lo que no se ve, no existe. De hecho, las cajas frikis son una especie de sobre sorpresa. Se puede intuir lo que hay dentro, pero es necesario abrirlas para saber a ciencia cierta que es lo que te puedes encontrar. Lo que conecta de verdad las cajas frikis con el arte es la locura coleccionista: el afán de buscar métodos que permitan conservar y aumentar las piezas aunque se caiga en un contrasentido. El mismo deseo de buscar un sistema que racionalice el espacio crea un nuevo conflicto de ubicación.

Jaume Vidal