En 1949 el matrimonio formado por Charles y Ray Eames dio vida a una serie de estanterías multifuncionales que seguían los principios de la producción industrial en serie

Durante los primeros tiempos de su lanzamiento se entregaban a los compradores en forma de kit, pero luego concluyeron que era más conveniente hacerlo ya armadas. Asocien ideas y verán las similitudes con la forma y la distribución de determinadas multinacionales del mobiliario. El origen de las EMU se remonta, como otros muchos muebles que crearon los Eames en el “Concurso de Diseño Orgánico de Mobiliario para el Hogar” organizado por el MOMA en 1940. Como sus famosas sillas de contrachapado los armarios fueron evolucionando hasta la versión definitiva presentada en el MOMA en 1949 dentro de “Una exposición para la vida moderna”.

En 1950, Herman Miller ya las incluyó en su catálogo, como un mueble modular perfecto tanto para el hogar como para la oficina. Su sencillez y practicidad lo hace un diseño intemporal. El mueble se ofrecía con alturas diferentes. La serie 100 de 51 centímetros de alto y una balda, la serie 200, que contaba con dos baldas y con una altura equivalente a dos unidades y la serie 400 con cuatro baldas. Los cajones y estantes eran de madera contrachapada de 19 mm de espesor con acabados en nogal, abedul o lámina de plástico negro. Los paneles del interior de 3 mm de espesor podían elegirse en ocho colores.

En 2013 y en estrecha colaboración entre la Eames Office y la diseñadora Hella Jongerius, hacen una nueva gama de colores cuidadosamente definida. Está disponible en varias alturas, desde una hasta cuatro alturas, con el mismo ancho y fondo para todas ellas. El objetivo era conferirles un aspecto renovado y contemporáneo pero que, al mismo tiempo, rindiera homenaje al espíritu de los años cuarenta y cincuenta. La estantería ESU Shelf, más ancha, se recreó en varias alturas, desde un aparador hasta una librería alta. La ESU Bookcase se diseñó algo más estrecha; los niveles de los cuatro estantes corresponden con la altura estándar de los archivadores de anillas. Con cajones y puertas correderas, ofrece un amplio espacio de almacenamiento.

A pesar de que su evolución ha presentado altibajos podemos afirmar con rotundidad que las estanterías ESU fueron capaz de marcar tendencia entre los diseños de la segunda mitad del siglo XX.

vitra-esu-estanteria-shelf-new-5_2