Inolvidable por muchas razones, pero la principal para nosotros es porque se trata de nuestro debut como medio de comunicación, con la responsabilidad de comentar y mostrar a sus lectores lo que vemos y sentimos, de la forma más coherente que se pueda, respetuosa y apasionadamente, procurando no ser  injustos y arbitrarios posible, sometiendo a la crítica razonada (con nuestras limitaciones intelectuales, prejuicios, errores) lo que vemos y sometiéndonos a la vez a esa misma crítica. Para un medio primerizo se trata de una gran responsabilidad.

 

            La semana como una efervescencia global y marca Madrid/España

En la semana del La La Land, nuestra propia película made in Hollywood la podríamos filmar durante los días 22 al 26 de febrero en Madrid. Siete ferias y otras muchas actividades que giran en torno a las artes visuales. Somos un país de artistas plásticos y una ciudad de hermosos cielos despejados y agradables temperaturas. Magnífica combinación: nuestros mejores hombres y mujeres del jazz son pintores y escultores. Y eso da mucha alegría. Y en torno a ellos se ha montado una red extraordinaria de ferias y eventos que convierten a esta ciudad en una de las capitales del mundo del arte.

            Cada feria cumple con su función

Foto: Daniel Dominguez. mnn://art / TAI #Transformadores

Foto: Daniel Dominguez. mnn://art / TAI #Transformadores

Es una cuestión de proporciones y de relevancia y trascendencia que viene marcada por lo que cada una ofrece y debe ofrecer. Nuestras conclusiones después de haber estado en contacto con todas ellas está generada `por el optimismo y el agradecimiento a todos aquéllos que hacen posible que cada una de ellas persista a pesar de la enormes dificultades con que se encuentra. Es un regalo para los aficionados y para la ciudad de Madrid en particular. Cada una de ellas engrandece con su presencia a la que tiene al lado. Por eso ¡larga vida a Arco! que hizo posible el milagro que mucha gente con gran iniciativa se lanzara a generar proyectos hermosos como éstos. Todos son plausibles, y sus organizadores, patrocinadores y colaboradores deben sentirse orgullosos, mantener la cabeza muy erguida y saber que están brindando a mucha gente la posibilidad de pasar grandes ratos, unos adquiriendo las obras que les fascinan, otros simplemente por el hecho de entrar en contacto con las disciplinas que aman y participar en sus actividades. Desde la maravillosa Arco, bandera de nuestro arte contemporáneo, con sus enigmas y alardes de grandeza, con su continua lucha por alcanzar a los grandísimos y que tal vez no pueda conseguirse nunca porque tampoco Madrid ni España pueda gigantizarse y hacerse del tamaño y potencia de otros lugares. Ese Arco que lleva en el pecado su penitencia, al que muchos, en determinados casos de forma justificada, ven como el saco de golpes en el que proyectar su excesiva energía acumulada, y que parece que ser visitado por cien mil personas no constituye un motivo de satisfacción. Sólo por eso deberían ser felicitados Urroz y compañía.

foto: Daniel Dominguez mnn://art TAI#Transformadores

foto: Daniel Dominguez mnn://art TAI#Transformadores

 

JustMad es una feria dirigida por un buen equipo, a cuya cabeza se encuentra Gregorio Cámara, un gestor competente y solvente, con las ideas muy claras, quien no tenía una papeleta fácil. JustMad fue la feria más prometedora y entusiasmante desde que iniciara su andadura hace 8 años. La crisis y tal vez algunas decisiones no acertadas la condujeron a unos complejos territorios de difícil salida. Lucha por volver a encontrar su espacio y debería conseguirlo porque su filosofía, esa que aparece en su acta fundacional, es importante recuperarla. Su sede está en un lugar privilegiado y todavía quedan muy buenas galerías con artistas estupendos con largo recorrido. El equipo curatorial de esta edición ha mostrado propuestas interesantes. La de arte electrónico de Lavagne y EX mereció la pena, así como el proyecto de Tim Goossens en el que a lo largo de la feria varios artistas internacionales entablaron diálogo con noveles españoles.

 

loffit-drawing-room-madrid-13-900x450

Dentro de las ferias que podríamos considerar especializadas, Drawing Room y Urvanity han conseguido, desde nuestro punto de vista, calificaciones elevadas. La feria  que dirige Álvarez Careaga se centra en el dibujo. En su segunda edición el elevado nivel de la obra presentada justifica su consolidación y respeto por parte de los profesionales. Además los aficionados no le han dado la espalda y han acudido en buen número a su sede de la calle Velázquez, 12. Ya expuse con anterioridad que Drawing se lee como un buen libro, entreteniendo y divulgando a partes iguales. Había Artistas allí dentro y los amantes del dibujo se habrán ido contentos. Mención aparte nos merece la feria de Nuevo Arte Contemporáneo Urvanity, primeriza en su llegada pero que en periodo tan corto ha sabido doctorarse con honores. Sergio Sancho y Alberto Aguilar han creado un espacio extraordinario en donde han demostrado que el arte contemporáneo puede decidir optar por tomar veredas transitadas por otra gente. Reunía obras de artistas muy famosos, un reclamo muy apreciado para los cazadores de nombres, pero también reunía grandes talentos españoles, fieles y dignos herederos de nuestra tradición pictórica, reconocí en ellos todo lo grande que nuestra pintura ha ofrecido al mundo, y ellos ¡oh sorpresa para mí! han pasado a ser autores a los que pienso seguir atentamente en sus trayectorias. Interesantes y fructíferas han sido las programaciones de conferencias de Urvanity, en donde han sido capaces de armar un bello relato sobre lo que es el arte urbano y su derivación, mucho más acertada creo, de Nuevo Arte Contemporáneo. Espero que de alguna u otra manera hayan decidido recoger toda esa información en unas actas porque creo que este es el punto de partida para algo muy potente que la ciudad de Madrid va a poder beneficiarse. Esta feria merece un manifiesto, el punto de partida.

 

álvaro pérez HYBRYD

Hybrid, dirigida por tres directoras entusiastas y con un excelente futuro, se erige como la feria de los artistas más jóvenes, y por tanto, su público también es el más joven. El lugar de celebración es un hotel y eso les condiciona mucho porque la dificultad de insertar obras en habitaciones y estancias es realmente difícil. Ana San Frutos, Aida Chaves y Eugenia Chenlo son unas buenas gestoras culturales y eso se traduce en la labor de gestión y en su conexión con la labor curatorial de sus proyectos y de todo lo que se alberga en el hotel Petit Palace Santa Bárbara. También debutan como feria de arte y cabe esperar mucho de ellas. Interesantes galerías con obras preciosas han estado presentes, y el proyecto Quimera nos ha parecido un soplo de buen aire fresco. Han empezado con buen pie y tienen amplio margen de mejora.

Foto: Daniel Dominguez mnn://art TAI#Transformadores

Foto: Daniel Dominguez mnn://art TAI#Transformadores

 

Art Madrid es una de las ferias clásicas, de las que antes comenzaron su andadura en la Semana del Arte. En su 12ª edición contaron con 43 galerías, la gran mayoría españolas entre el Programa General y ONE PROJECT (superinteresante), y con obra de más de 300 artistas contemporáneos, algunos de ellos ya consagrados y otros prometedores. Siguen insistiendo en que se trata de una feria no dogmática, ellos sabrán el motivo y sobre quién o contra quién lo dirigen, el caso es que esta edición Art Madrid ha reunido a un buen número de artistas con obras excelentes y su organización ha sido estupenda. El comisario Alfonso de la Torre ha realizado una labor muy coherente y una frase de las suyas me sirve para concluir con esta primera y optimista aproximación a lo que nos ha dejado  la semana: “Nuestro país está necesitado de propuestas artísticas diversas sean del cariz que fuere: emergentes, consagradas, secretas, en chalés, irreverentes, en hoteles… Hemos de conseguir que nuestro envarado mercado tome algo de aire fresco”.

hortelano

Flecha fue la primera en abrir sus puertas y será la última en cerrar. Sigue haciéndose en un centro comercial del Norte de Madrid (Arturo Soria Plaza) y ha sabido mantenerse con muchas ediciones a la espalda, con su política de priorizar al artista por encima del sistema de “distribución” de las galerías. Este año el protagonista fue el añorado El Hortelano y el homenaje merecido que se le ha dispensado.