Constituye la primera gran muestra sobre su trabajo en Europa. El trabajo de Zundel explora los límites de lo real e irreal a través de la abstracción después de experimentar con distintos materiales. Hasta el 22 de diciembre

               Oltre il vello dell’apparenza presenta una selección de 12 esculturas, además de una instalación creada especialmente por la artista para este Proyecto.  Estas piezas representan su interés en la línea que separa lo real de lo irreal, así como la relación espacial entre sus obras y el público, sumando a esto su fascinación por la abstracción y la geometría. Esta exposición presenta las últimas obras de Irene Zundel y muestra los temas en los que ha estado trabajando durante los últimos años. Esta exposición es la misma que hace unas semanas estuvo expuesta en Italia dentro de la 57ª Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia y en la que obtuvo buenas críticas.mesa de trabajo 1c

La obra de Irene Zundel se  caracteriza por un gran domino de  la abstracción, no solo formalmente y técnicamente, sino también en los conceptos filosóficos que no se ven pero trascienden al espectador que contempla su obra. La filosofía  de lo tridimensional, en donde el pensamiento se convierte en acción y fantasía.

irene-zundel

 

Desde el inicio de su carrera, Zundel  tuvo claro que el arte figurativo limitaba su capacidad de expresarse como artista, por lo que eligió el camino de la abstracción. Durante su carrera ha experimentado con diferentes materiales, como la cera, la arcilla, cerámica o bronce, decidiendo usar Plexiglas en los últimos dos años, descubriendo el gran potencial de este material. Para Irene Zundel, la experiencia dependerá de la contemplación, interpretación y percepción de cada visitante,  incitando a la audiencia a que se cuestiones que se esconde detrás de la realidad.

sin-título-2_0000s_0010_iz_04c

Irene Zundel, nace en México y estudió Diseño Gráfico en el Philadelphia College of Art, tras lo cual volvió a México donde trabajó en diferentes estudios de diseño gráfico antes de establecerse por cuenta propia. A principios de 1990 se unió al taller de Enrique Jolly, considerado uno de los escultores mexicanos más importantes. Después de una década con Jolly decidió que la abstracción era el lenguaje que le permitiría expresas su creación artística. En 1997 empezó a exponer en museos e instituciones artísticas, nacionales e internacionales, y desde entonces no ha parado de evolucionar en su trabajo.  Participa en diferentes exposiciones colectivas en México y otros países, dentro de las cuales destaca la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo en Florencia, Italia. En esta primera etapa realiza esculturas en bronce que representan el movimiento, pero también son un reflejo de cómo se sentía la artista en ese momento. Son piezas con mucha melancolía, tristeza y exploración interior, casi la mayoría son monocromáticas en tonos de gris, verde o café. A lo largo de su trayectoria, Irene ha experimentado con diversos materiales, como cera, barro, cerámica, acero, bronce y desde hace dos años con el acrílico. Las infinitas posibilidades de este material le han permitido concebir proyectos fascinantes.

Irene Zundel: Más allá de lo aparente. Fundación Carlos de Amberes. Madrid

Irene Zundel: Más allá de lo aparente. Fundación Carlos de Amberes. Madrid