“Actualmente vale más una frase precisa que mil imágenes”

Ira Lombardía (Asturias, 1977) es una artista e investigadora que trabaja en diferentes medios como la fotografía, el vídeo, el diseño gráfico o la escultura. Con sus proyectos cuestiona discursos, dinámicas y retóricas que han sido asumidas en el ámbito del arte contemporáneo, la imagen o la filosofía. Su producción, tanto teórica como práctica, se centra en la transformación del paradigma postmoderno en relación con la cultura visual digital. Esta línea de investigación se desarrolla por medio de propuestas que desafían las formas tradicionales de producción, exhibición y documentación.

01_venice_biennal_artist_book_ira_lombardia

Su obra ha sido expuesta internacionalmente en lugares como la Bienal de Liverpool en el año 2014 o The Billboard Creative en Los Ángeles en 2016. A nivel nacional expuso entre otros espacios en el CCCB de Barcelona, la Biblioteca Nacional o el Centro de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Su proyecto de investigación doctoral, que está desarrollando en la Universidad Complutense de Madrid bajo el título Transfotografía o la Deriva Postfotográfica: una relectura de la teoría fotográfica en la era Post-Internet, ha recibido el apoyo de instituciones como la Fundación Banco Santander o la Universidad de Córdoba.

En nuestro medio pudimos celebrar una de las mejores exposiciones del 2016 en España, Influencer, en la Galería Alarcón Criado, en la que reunió una serie de ejercicios en torno a la cultura visual contemporánea en donde cuestionaba las relaciones entre teoría e imagen, y proponía una revisión del sistema de ordenación de los contenidos visuales, destacando la importancia que hasta ahora han tenido los soportes físicos de información como catálogos, tratados de arte y libros de teoría de la fotografía. Y en 2015 llevó a cabo la serie The Theoretical Rest, en la que indagó en lo que hay de violación de la privacidad y de encanto intimista y vulnerable en las fotografías tomadas a sujetos que no son conscientes de estar siendo retratados. Se apropió la artista de varias imágenes de filósofos fundamentales que han teorizado sobre el arte o la fotografía – como Walter Benjamin, Theodor Adorno, Jaques Derrida, Rolans Barthes o Susan Sontang entre otros-  y las retocó digitalmente para cerrarles los ojos, permitiéndonos contemplarlos como hasta ahora no lo habíamos hecho, con la guardia baja y desde una mayor cercanía.

20170407_122333

Ira Lombardía es una excelente conversadora, dotada de una sólida formación intelectual procedente de sus estudios jurídicos por un lado y los artísticos por otro, se declara interesada por todo aquello que tenga que ver con la ciencia y la tecnología. Artista y docente, confiesa que es una mujer con muchos referentes a la hora de investigar y profundizar en el fenómeno cultural.

Ella afirma que “lo ideal sería que en nuestros días se produjera una revolución del contenido desde el significado, pero la exigencia de velocidad de la revolución tecnológica lo hace difícil. Los nuevos sistemas de difusión de la información hacen que se consuman, de forma inmediata los contenidos, en detrimento de los significados complejos, que necesitan un mayor tiempo de reflexión y escucha. Ahora los contenidos han de ser lo más breves y simples posibles. Llegando incluso a distribuirse contenidos vacíos”.

03_venice_biennal_artist_book_ira_lombardia

Estamos en la época de la lucha entre los bits y la materia e Ira profundiza al respecto con que estamos viviendo “una época de desmaterialización del contenido, algo que comenzó en los años 70. En la actualidad hemos pasado de producir objetos a producir signos. Vendemos, compramos y consumimos información. Es la era del semiocapitalismo. En el mundo del arte también se ha hecho presente. Las dinámicas de desmaterialización de la imagen comenzaron en Europa y Estados Unidos con la aparición del arte conceptual. Actualmente el proceso de desmaterialización se centra en lo visual. Es una evolución interesante en la que he centrado parte de mi tesis doctoral”.

04_influencer_Ira_Lombardia

Interrogada sobre lo qué es para ella una obra de arte contesta que “entiendo las obras de arte como un acto de investigación”. Y ¿cuándo es buena o mala una obra? Ella responde que “no trato de establecer si algo es bueno o malo en arte. Trato de tener un criterio más que valorar una obra por una cuestión de gusto. De hecho trato de luchar contra mi propio “gusto”. Para forjar mi criterio necesito contextualizar las piezas más allá de juzgarlas estéticamente. El arte  merece una reflexión lo más completa posible”

La pregunta nos surge de forma inmediata y se la trasladamos: ¿Entre tanto contexto no va a morir la obra asfixiada? Es tajante en su respuesta: “el arte contemporáneo necesita un conocimiento previo por su continua evolución no lineal. Todo sucede a la vez. El arte tiene es hipercontextual. No soy complaciente con un arte vago, meramente contemplativo. Las dinámicas del arte que me interesan son aquellas que me abren preguntas nuevas. Hoy en día la información se ha banalizado en todas las esferas. El arte es el espacio que nos queda en el que todavía tenemos tiempo para la reflexión”

 

IMG_0316En su condición de docente enfrenta a sus alumnos con la pieza y les pregunta por ella. “A partir de ahí les facilito pautas y métodos para profundizar en la obra, para rellenar los huecos en blanco necesarios para construir un significado”.

Uno de los temas recurrentes en su obra es la de vencer el prejuicio y la ortodoxia de las diferentes manifestaciones  artística. Nos enseña una foto realizada en el 2008 que cuelga de una de las paredes de su estudio en el centro de Madrid. Prejuicio visual. “Esta es una pieza antigua, previa a toda la revolución postfotográfica. Se trata de la serie Paisaje Interferido.  Trata sobre la idea del paisaje como construcción ideológica. Sobre como tratamos de ver cosas que pertenecen a nuestro archivo visual más allá de que se correspondan con la realidad. Es un mirador de carretera  y yo quise sacar el andamiaje que separaba la carretera del mirador. El prejuicio es la valla que interfiere, hacerlo protagonista de la imagen, y no evitarlo, como hacían muchos de los fotógrafos que se paraban allí, es una forma de afrontar el paisaje de otra manera, pero también la propia construcción de las imágenes.”

01_conceptual_art_susan_sontag_ira_lombardia

Observamos que su mesa de trabajo y las estanterías que la rodean están llenas de libros. “Los libros me gustan porque mis padres eran grandes lectores y porque además el libro es un elemento simbólico, un formato de poder y fuente de autoridad. Foucault afirmaba que  para dar un discurso debes de poseer una cierta auctóritas. El libro legitima el discurso. Un libro es como el mármol de una escultura, es un material destila un capital simbólico por sí mismo. Va implícito. Por eso recupero libros y trabajo con ellos. Su carga simbólica construye pensamientos. Y eso me fascina.”

Dos potentes títulos de dos proyectos suyos invitan a conocer sus contenidos. Libros de semiótica para lectores de Tumblr. “La gente de nuestra generación tenemos la suerte de ser testigos de la revolución tecnológica. Han sido años muy concretos. Vengo de contextos semióticos, posmodernistas, de Barthes, Derrida o  Foucault. Pero hoy las imágenes se han emancipado. Antes necesitaban un mayor apoyo textual. Hoy están más cerca de la oralidad. Por eso me pregunté cómo sería un libro de semiótica para un lector de Tumblr. Elaboré una reproducción facsimilar de los mismos sin incluir ningún texto, solo las imágenes, como la red social Tumblr. Me interesa la relación que tenemos socialmente con las imágenes”.  Y llama la atención su afirmación siguiente por trabajar continuamente con imágenes: “una frase precisa vale más que 1000 imágenes en estos momentos. Es una paradoja, pero soy categórica en el momento actual. El exceso de imágenes nos lleva a esta contradicción. La hipervisualidad conduce a eso. No se trata de mirar, se trata de leer – como decía una de mis últimas piezas de 2015- Las imágenes también se leen.”.

02_visual_strike_post_photography_ira_lombardia

Otro proyecto suyo es La puerta veneciana. Nos cuenta su origen. “El proyecto surgió  en la Bienal de Venecia de hace unos años. Tras recorrer los diferentes pabellones empecé a sentir una cierta decepción porque la calidad de la propuesta no era buena. Entonces decidí abandonar el recinto y visitar la ciudad pero antes me detuve en el cuarto de baño. Fue entonces cuando descubrí la que bauticé como ” La puerta Veneciana”. Una puerta interior del aseo, que estaba llena de pintadas, muchas de ellas debatiendo sobre lo que es la bienal y el arte en general. Estuve tres horas encerrada haciendo fotos y tomando notas. Era un espacio textual entre la avalancha de imágenes que suponía la Bienal. Los espectadores necesitaban escribir, aunque fuera en ese espacio residual. La caligrafía aproximaba a las palabras a la libertad del dibujo. Recuerdo muchas de las frases que se empecinaban en describir lo que era el arte. Mi favorita: “Tengo 14 años y amo el arte ( y la música, y las películas, y a los chicos y a mis amigos y comer helado”. Para mí eso es el arte, algo tan placentero como comerse un helado.

20170407_130219

Ira en su estudio de Madrid durante el encuentro con mnnarte

 

Diego Casillas          Editor