Renoir en la Thyssen. Intimidad.

Hasta el 22 de enero de 2017.

Esa expresión se atribuye a una frase de Bertolt Brecht en sus diarios californianos refiriéndose a la actitud casi gozosa que experimentaba el pintor cuando se disponía a dar cuenta de una salchicha en una reunión de amigos en la que estaba presente el escritor alemán. El propio Renoir era un profundo admirador de una observación casi hedonista del arte en detrimento del concepto intelectual del arte por el arte, contrario a la determinación de la inteligencia que prevalece ante la emoción y el placer sensorial del arte.

renoir intimidad

Ahondando en la idea, el cineasta Jean Renoir escribió que su padre “miraba las flores, las mujeres, las nubes del cielo como otros hombres tocan y acarician”. Frente a la concepción habitual que reduce el impresionismo a la “pura visualidad”, la exposición que presenta el Museo en otoño de 2016 destaca el papel central que ocupan las sensaciones táctiles en los lienzos de Pierre-Auguste Renoir, y que pueden percibirse en las distintas etapas de su trayectoria y en una amplia variedad de géneros, tanto en escenas de grupo, retratos y desnudos como en naturalezas muertas y paisajes.  Un recorrido por más de 70 obras del artista francés, procedentes de museos y colecciones de todo el mundo, permitirá descubrir cómo se servía de las sugerencias táctiles de volumen, materia o texturas como vehículo para plasmar la intimidad en sus diversas formas –social, amistosa, familiar o erótica–, y cómo ese imaginario vincula obra y espectador con la sensualidad de la pincelada y la superficie pictórica.  La muestra, comisariada por Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen, ha sido presentada a los medios de comunicación, destacando la importancia de la misma al recoger en 78 cuadros, un recorrido coherente de su trayectoria artística, facilitando así una comprensión mejor de la controvertida imagen del pintor. La muestra cuenta con el mecenazgo de Japan Tobacco International (JTI) y se exhibirá posteriormente en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, entre el 7 de febrero y el 15 de mayo de 2017.