Riusuke Fukahori es celebre  por sus estudios de resina de peces de colores japoneses; “No soy un artista de resina. Soy un artista de peces de colores “. La técnica de Fukahori combina el vertido de resina en un recipiente con la pintura acrílica, dando al trabajo resultante un efecto óptico tridimensional. La mayoría de sus obras están contenidas en artículos domésticos convencionales, como tazas y cuencos. El artista considera su trabajo como la domesticación, una metáfora para las condiciones sofocantes de la vida moderna. En su estudio guarda docenas de peces  para su observación, Fukahori prefiere ejecutar sus trabajos a través de sus impresiones y memoria, y representa tanto especies existentes de peces como híbridos inventados.