Ha fallecido en Madrid Francisco López Hernández a los 85 años de edad. Francisco fue uno de los protagonistas de la exposición Realistas de Madrid, que se pudo ver en el Museo Thyssen-Bornemisza entre febrero y mayo del pasado año.

Francisco López y su mujer, la pintora Isabel Quintanilla, pertenecen al grupo histórico y generacional de pintores y escultores que han vivido y trabajado en Madrid desde la década de 1950, unidos tanto por el vínculo de su formación y de su trabajo como por sus relaciones personales y familiares. Además de Francisco e Isabel, este grupo lo componen Antonio López García, su esposa, María Moreno; el escultor Julio López Hernández, hermano de Francisco; su mujer, la pintora Esperanza Parada y Amalia Avia, casada con el artista Lucio Muñoz. No todos nacieron en Madrid, pero este ha sido el lugar principal de residencia y trabajo de todos ellos.

Nacido en Madrid, en 1932, Francisco López Hernández estudia escultura con José Capuz en la Escuela de Artes y Oficios, entre 1951 y 1955, y cursa algunas asignaturas en el Escuela Superior de Bellas Artes, donde está matriculado su hermano Julio. En 1955 participa en una exposición colectiva en la Dirección General de Bellas Artes de Madrid, junto a Antonio López, Lucio Muñoz y su hermano Julio. En 1960, se casa con la pintora Isabel Quintanilla y obtiene una plaza como pensionado en la Academia de España en Roma, donde vivirá durante cuatro años con su mujer y su hijo Francesco. De regreso a España, es becado por la Fundación Juan March en 1966. A partir de 1969, ejerce como profesor de medallas en la Academia de Bellas Artes de San Fernando.

francisco-lopez-escultor-obra-comunion-con-la-naturaleza-2