El Grand Palais de París presenta una importante exposición dedicada a la obra del célebre dibujante belga Georges Remi, más conocido como Hergé. Organizada por la asociación de los Museos Nacionales – Grand Palais y el Museo Hergé, la exposición celebra la diversidad y el ingenio singular de Hergé, recorriendo su carrera y resaltando la relevancia de sus dibujos universalmente reconocidos en el contexto de su propia época.

Hergé [Georges Rémi] (Etterbeek, Bélgica, 1907-Bruselas, 1983) Dibujante y guionista de cómics belga. En 1929 apareció la primera de las célebres aventuras del peculiar reportero Tintín, titulada Tintín en el país de los Soviets, que por su carácter anticomunista no fue reimpresa hasta el año 1977. A partir de esa primera entrega, Hergé no dejó de publicar nuevos episodios de las aventuras del personaje que le hizo mundialmente famoso, Tintín, gracias al cual se convirtió en uno de los más prestigiosos maestros de la historieta. Los argumentos de Tintín se vuelcan siempre en la habilidad de su protagonista para resolver los más rocambolescos misterios, en numerosas ocasiones con implicaciones políticas candentes en el momento. Hergé fue uno de los primeros dibujantes en introducir el sistema del «bocadillo» para la inclusión de los diálogos en los dibujos, lo que contribuyó a su pretensión de un cómic diáfano en su presentación y de personajes psicológicamente definidos. Entre ellos cabe destacar al profesor Tornasol, al capitán Haddock y a los hermanos Dupont y Dupond, además de Tintín. Todo ello hizo que ejerciera una gran influencia en el denominado «cómic de línea clara». Georges Rémi, mucho más conocido por su seudónimo Hergé, ya dibujaba historietas a los siete años. En 1921 ingresó en los Boy Scouts. Con ellos realizó sus primeros viajes por España, Austria, Suiza e Italia. En 1925 entró a trabajar en el diario Le Vingtième Siècle y siguió colaborando en Le Boy-Scout Belge, donde publicó su primera serie en la que modelaba un altruista personaje de origen escultista llamado Totor, que se transformaría en el periodista Tintín en 1929. Milú, junto con Tintín, nace también en 1929. Los tres primeros álbumes (Tintín en el país de los Soviets, Tintín en el Congo y Tintín en América) fueron publicados por Le Petit Vingtième. Luego, las aventuras de Tintín aparecieron en forma de álbum en otras publicaciones. La última aventura completa del personaje, Tintín y los pícaros, apareció en 1976. Los veintitrés libros de la serie cuentan con traducciones a todas las lenguas. La editorial Juventud, de Barcelona, tradujo y publicó desde 1958 los álbumes de Tintín para los países de lengua española. El primero fue El cetro de Ottokar. La serie de Tintín recibió influencias cuya variedad muestra la cultura y el conocimiento de la época del autor. Se perciben influjos del absurdo de las películas de los Hermanos Marx, del Chaplin de La Quimera del Oro, de la prensa y de grabados de la época, de Julio Verne y de escritores y dibujantes de los que se reconoció deudor, como Benjamín Rabier y el chino Tchang Tchong-Jen. Tintín es un personaje que ya forma parte de la cultura universal. Su capacidad para luchar contra injusticias, su valentía para enfrentarse a la tiranía y su audacia para desafiar situaciones difíciles, unidas a su sempiterna juventud, le han convertido en un mito moderno, héroe de ficción admirado y querido, todavía hoy, como símbolo de rebeldía y de honestidad. Conocer a Tintín significa conocer a Milú, al capitán Haddock, a Dupont y Dupond, a la Castafiore, al profesor Tornasol, a Rastapopoulos, a Néstor, la carnicería Sanzot… Tintín representa al amigo que todos desearíamos tener: periodista que recorre el mundo viviendo fantásticas aventuras, buena persona y valiente como pocos, amigo de sus amigos y que cuenta con la fidelidad de Milú, el perro más conocido para muchos. Los demás personajes son un retrato social, un auténtico muestrario de personalidades, con las cualidades y los defectos humanos. Se han hecho varias adaptaciones cinematográficas de la serie, tanto en dibujos animados como en cine de imagen real. Las dos películas producidas con actores reales, Tintín y el misterio del toisón de oro (1961) y Tintín y las naranjas azules (1964), fueron desarrolladas a partir de guiones originales y no de los álbumes anteriores. En su producción no intervino personalmente Hergé. Las películas de animación, excepto Tintín y el lago de los tiburones (1972), son adaptaciones de los álbumes de la serie y siguen un mismo modelo para reducir el problema que suponían las variaciones que cada personaje había ido experimentando en las historietas a lo largo de sus cincuenta años. La banda sonora, a cargo de Ray Parker, contribuyó a dotar a la serie de un carácter de película de aventuras, alejándola del aire más infantil de otras adaptaciones.