La nueva instalación de pintura flamenca de los siglos XV y XVI enfatiza la importancia de sus principales artífices, otorgando al Bosco por primera vez un espacio exclusivo (sala 56 A) y dedicando otra sala (55 A) a Joachim Patinir y Pieter Bruegel el Viejo. El nuevo montaje hace asimismo hincapié en la magnífica pero no siempre destacada colección de pintura de la segunda mitad del siglo XVI, con Antonio Moro como principal representante (sala 56). Estas salas contarán con moderno sistema de luminarias Led como una nueva fase del proyecto integral Iluminando el Prado / Lighting the Prado patrocinado por la Fundación Iberdrola.

5-millennialsart-propouestas

“El Bosco. La exposición del V centenario” alcanzó las mayores cifras de asistencia al museo con un total de casi 600.000 visitas. A lo largo de la exposición, los trípticos del pintor conservados por el Prado volverán a la colección permanente en una sala dedicada en exclusiva al mismo, que será el eje en torno al cual se articulará la nueva disposición de la pintura flamenca e hispano-flamenca de los siglos XV y XVI.

La exposición del V centenario”, una muestra que, con el patrocinio en exclusiva de la Fundación BBVA, reunió más del setenta y cinco por ciento de la producción conservada del maestro flamenco y ha podido ser disfrutada por un total de 589.692 visitantes con una afluencia semanal media de 34.688 personas. Extraordinarios préstamos, como el Tríptico de las tentaciones de san Antonio Abad del Museu Nacional de Arte Antiga de Lisboa, el Cristo camino del Calvario de Patrimonio Nacional, la Coronación de espinas de la National Gallery de Londres o el dibujo del Hombre-árbol de la Albertina de Viena, se unieron en esta muestra a la colección del Museo del Prado, la más numerosa y mejor del mundo con obras maestras como El jardín de las delicias, el Carro del Heno o la Adoración de los Magos. A partir del  viernes, estos trípticos volverán a poder visitarse integrados en el discurso de la colección permanente en la sala 56 A, que se dedicará en exclusiva al maestro flamenco, con un montaje expositivo que singularizará más el carácter de los trípticos al permitir contemplar tanto el anverso como el reverso de sus laterales.