En esta 26 edición ArteBA, Feria de Arte de Buenos Aires. se obtuvieron buenos resultados económicos, ventas más que interesantes institucionalmente hablando, pero sobre todo en artistas locales y en galerías locales. No fue así para participantes de otros países, quienes consideran que el mercado del arte en Argentina no es aún el óptimo para artistas internacionales, no es Méjico ni Brasil, quizá porque aún la política de captación de grandes coleccionistas no argentinos aún deja mucho que desear y el largo plazo aún está muy lejos. ArteBA invita a curadores independientes e instituciones. Un número importante de coleccionistas latinoamericanos visitan cada año la feria. Tal vez lo único que falta es expandir la invitación a coleccionistas de otras latitudes, como Europa, Asia y Norteamérica.

predeterminada-640

En general, para la mayoría de los participantes, ArteBA es una de las ferias más importantes de Latinoamérica y hay que asistir por una proyección en diferido de la presencia mediática de la galería y sus artistas. Por tanto, es para los galeristas latinoamericanos, una cita obligada en el calendario anual. Este año tenían stand 90 galerías de 20 países. Para Alejandra Villamil, de Artishock.com “algunos participantes se marcharon decepcionados, otros, contentos con sólidas ventas, en particular las que tuvieron que ver con artistas seminales argentinos y con las incorporaciones de artistas tanto consagrados como jóvenes a las colecciones de museos tan importantes como el Reina Sofía de Madrid y el Guggenheim de Nueva York. Según los organizadores de la feria, en esta edición hubo un aumento de 50% en ventas en relación con el año pasado”.

Sin alcanzar las cifras del año pasado, la del veinticinco aniversario, con casi 100.000 visitas, 300 invitados al programa VIP de coleccionistas y el ambiente de optimismo que se vivía en todo Buenos Aires, este año, con menos asistentes y coleccionistas, la percepción ha sido de un no estuvo nada mal pero podía haber sido mejor, a pesar de que este año el sponsor principal fue el Banco HSBC -que posee una importante colección de arte argentino-, y que sus socios Mercedes Benz, Banco Ciudad y Zürich siguen apoyándola con determinación. Además la reciente participación de Argentina en la feria ARCOmadrid como país invitado y la selección de Buenos Aires como la primera ciudad anfitriona del programa Art Basel Cities impulsaron la visibilidad y relevancia del arte argentino en el mundo.

Algunos de los artistas más comercializados en esta edición fueron los chilenos Eugenio Dittborn, Cata Swinborn, Norton Maza y Benjamín Ossa. Los argentinos Juan Tessi, Juan Becú y Fernanda Laguna, entre otros. Tomás Saraceno fue una de las estrellas indiscutibles, continuando con su buena estrella ya iniciada en Arco2017 y Eduardo Basualdo sigue teniendo un gran tirón.

Recapitulando: el mercado argentino sigue pasando por un momento complicado,  pero se perciben síntomas que presagian una mejoría evidente que ha de consolidarse en sucesivas ediciones. El nivel de la feria ArteBA ha sido bueno y la labor dirigente óptima.

img_640