Estas residencias de cuatro semanas invitan a los artistas seleccionados a convivir y compartir inquietudes creativas (en esta ocasión, en Avilés) y este año han girado en torno a la recuperación y transformación del paisaje industrial. Los elegidos este año por el reconocido comisario y artista cubano son el portugués Antonio Machado Pinheiro de Amorín, la rusa Olga Kozmanidze, los alemanes Eliza Goldox y Philipp Valenta, la croata Helga Goran, la chino-británica Jolene Mok, el eslovaco Juraj Florek, la cubana Diana Fonseca y los españoles Lidia Orán Llarena y José Sánchez.

“Un factor interesante es el discurso ferial que justifica plenamente la convocatoria de esta edición en torno a la modificación del paisaje industrial y que hace que la ciudad de Avilés y Carlos Garaicoa no sea un emparejamiento casual”, afirma Gregorio Cámara, director de la feria.

En otro orden de cosas, JustMad contará con una sección centrada en el arte electrónico que comisariada por la asociación EX y de la que formarán parte galerías que trabajan con artistas New Media. Además,  en JustMad se entregarán tres premios: el concedido por la Fundación Pilar Citoler a un joven coleccionista que haya adquirido obra durante la feria, el Premio Ex de Arte Electrónico y el Premio ArtFairs a un artista emergente.

Carlos Garaicoa nació en 1967 y creció en La Habana Vieja. La Habana ha sido el punto de partida y el leitmotiv de las provocadoras y a menudo oscuramente divertidas creaciones de Garaicoa. Su formación autodidacta en las artes visuales y arquitectura extraña por el riguroso control y conocimiento que posee de ambas disciplinas y que se ponen de manifiesto en todas sus producciones. Desde muy joven demostró una gran pasión por la lectura, lapoessía y la música. No obstante, no estudiaría arte hasta que entró al Instituto Superior de Arte de La Habana en 1989.

La obra de Garaicoa incluye instalaciones, dibujos, cine, fotografía, planos, y esculturas, se ha mostrado en las bienales de Venecia y La Habana; en el Caixa Cultural de Río de Janeiro; el Instituto de Arte Contemporáneo de Filadelfia; el Royal Ontario Museum y Documenta II en Alemania. Puede hallarse en galerías, colecciones privadas y museos alrededor del mundo. Actualmente divide su tiempo entre La Habana y Madrid.

El espaldarazo definitivo de Garaicoa fue la sede de Fin de silencio, la muestra individual del artista durante la Bienal de La Habana 2012, un espacio de exhibición que se alberga dentro del Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam, la institución que organiza la Bienal desde sus inicios en 1984. Mientras que las contribuciones de Garaicoa a la Bienal de La Habana 2012 se insertan en un contexto específico en La Habana, en muchas de sus exhibiciones previas explora territorios más utópicos o universales. Su ciudad en papel de arroz, No Way Out (2002), se sumergía en un Japón imaginario y soñado. En su exposición The Crown Jewel (2009) se medía al tema universal de la tortura. En Bend City (2007), construye un paisaje urbano con cartón.

garaicoa-la_mano_del_carpintero